Se trata del aniversario número 50 de una de las empresas líder y emblemática en el sector
agropecuario y cooperativo de la región, organización que no para de gestar proyectos y
programas dirigidos a las diferentes comunidades del sector de influencia de Serviarroz, en
donde sus asociados tienen las unidades de negocio, gracias a líderes visionarios como don
Jaime de Zorroza y Landia y Hans Klotz Knauss (q.e.p.d.), quienes por el camino encontraron
otros asociados que creyeron en esta obra y se sumaron a este proyecto llamado “Serviarroz”.
Insignia de emprendimiento, progreso y solidaridad social, la Cooperativa inició operaciones el
24 de Julio de 1970 inicialmente en Ibagué y posteriormente instaló puntos de venta en:
Venadillo, Ambalema, Lérida y Espinal; todo esto como una respuesta regional a los
problemas agropecuarios que atravesaba el país y como instrumento para construir la unidad
gremial de un sector de la producción, vital para la economía del Tolima y del país.
En el transcurso de este medio siglo, Serviarroz ha contado con aliados estratégicos que han
coadyuvado a su consolidación y puesta en marcha de una variedad de servicios, obligándola
a mantenerse a la vanguardia para satisfacer las necesidades de los asociados y los clientes, en
donde los integrantes del Consejo de Administración han jugado un papel preponderante,
quienes la han orientado con un liderazgo evidente, con mucho acierto y la han mantenido
sólida, y con buena proyección para que sea sostenible y sustentable.
Desde entonces los asociados líderes y generosos que forman parte de este organismo
solidario, han otorgado mandato a los diferentes órganos de dirección, para destinar los
excedentes cooperativos de cada ejercicio anual, al cumplimiento de proyectos y programas
del orden social en beneficio de los agricultores, trabajadores y familias del sector arrocero de
la región, en materia de: Educación, Capacitación, Salud, Recreación, Vivienda, Investigación y
Seguridad.
Con ocasión del festejo por su fundación, la organización recibió bastantes mensajes de
felicitación a nivel regional, departamental, nacional e internacional, por parte de los afiliados y
stakeholders, quienes expresaron su satisfacción por la obtención de este gran logro y sus
sentimientos de aprecio y orgullo. El manifestado por el asociado Ricaurte Rivera Sierra
Presidente del Consejo de Administración, recoge muchas de las expresiones recibidas por los
asociados: “Felicitaciones a la Cooperativa Serviarroz por sus 50 años de vida; pocas empresas
logran sortear los embates y los momentos difíciles para salir airosas, más que un motivo de
celebración, debe ser el momento de los reconocimientos y los agradecimientos.
Estos 50 años de vida se deben (y somos muy agradecidos en ello), a todos los asociados que
durante este largo tiempo, han creído y le han apostado a éste sueño común. A nuestros
empleados que se formaron en cada una de las áreas, desde los ejecutivos hasta los estibadores
que trabajan con amor, sacrificio y esmero para contribuir con su esfuerzo a hacer de la
Cooperativa y de la región, un territorio digno para asentar a nuestras familias, para criar y educar
a nuestros hijos.
A nuestros proveedores, que le han dado crédito a nuestro trabajo y nuestra capacidad para
hacer realidad los sueños. A nuestros clientes, agricultores y ganaderos que han trabajado
durante toda su vida en este sector produciendo alimentos, satisfacciones y algunas veces
desencantos. A los asistentes técnicos tan ligados a nuestro trabajo, que se esfuerzan de sol a
sol contribuyendo al bienestar de nuestras empresas. A los trabajadores del campo que hacen
parte fundamental del desarrollo de nuestra región.
Al Consejo de Administración por su trabajo desinteresado durante tantos años, en favor de
todos y cada uno de los empresarios, para ayudar a construir empresa, cultura y territorio. A los
gerentes de la Cooperativa y sus familias, que han sentido esta noble empresa como propia y
han sido pieza fundamental con su trabajo y sus desvelos para hacer de esta cultura agrícola y
esta región, motivo de orgullo nacional. A los fundadores… visionarios de otros tiempos,
movidos tal vez por el corazón, que soñaron en hacer de ésta tierra, ejemplo de laboriosidad y
cultura para las futuras generaciones.
Toda esta empresa de tanta humanidad comprometida, me evocan las palabras de un ilustre
tolimense, Darío Echandia: “Seguramente, cuando removía algún pedazo de tierra tolimense,
donde habían laborado tal vez sus abuelos, se encontró, oculto bajo la tierra un tesoro
inapreciable e inevitable: La herencia de las luchas, los desencantos, los triunfos y los dolores de
aquellos hombres de otra edad, que se habían empeñado por generaciones, en sembrar en
aquel mismo suelo las simientes de una civilización”.
Una vez más, sinceros agradecimientos para todos por la confianza que han depositado y que
depositan en este organismo solidario y que gracias a ello, ha llegado hasta aquí por la suma
de esfuerzos, de trabajo, de compromiso, en donde los asociados y los demás aliados son
importantes y necesarios. Sea este el momento para invitar a todos a renovar con energía el
compromiso con los objetivos, la misión y las operaciones de Serviarroz, para continuar
avanzando juntos, porque juntos somos más, además porque el futuro es el esfuerzo que se
haga en el presente y se espera que las nuevas generaciones formen parte activa de ese
futuro (Asociado Alberto Mejía Fortich).