El sueño de Sara se cumplió a bordo de un  helicóptero de la Fuerza Aérea Colombiana

El sueño de Sara se cumplió a bordo de un helicóptero de la Fuerza Aérea Colombiana

11 junio, 2019 Off By admin

Una nueva historia conmovió los corazones de los profesionales y el personal que participó en la jornada de “Healing the Children” en Neiva hace unas semanas, se trata de Sara, una niña de 4 años de edad, quien después de ser operada volvió a su casa en la montañas del Huila a bordo de un helicóptero de la Fuerza Aerea Colombiana.

La pequeña había sufrido una quemadura con aceite de cocina en su cuello, brazo y pierna derecha un año atrás, generándole grandes cicatrices en su cuerpo y borrándole la sonrisa de su rostro.

Cada año en la capital del Huila se lleva a cabo una jornada de la Fundación internacional “Healing the children” en el Hospital Universitario de Neiva, ofreciendo sus servicios a niños y jóvenes de todos los rincones del departamento. Hasta allí llegó Jazmín Murillo, madre de Sara, quien angustiada por el estado de su hija la llevó para ser valorada y operada por parte de los especialistas extranjeros.

Con la esperanza de encontrar el apoyo para mejorar su condición, Sara permanecía en una de las salas del hospital, mientras el personal del Ejército y de la Fuerza Aérea realizaban juegos y actividades para entretenerlos y olvidar por un momento sus padecimientos. Todos los pacientes esperaban ansiosos su turno, de pronto llegó al lugar uno de los pilotos del CACOM 4 que acompaña la actividad y Sara corrió a abrazarlo con gran entusiasmo, diciéndole que sueña con volar en uno de esos helicópteros que ve pasar por su casa, allá en la montañas del municipio de Argentina, Huila, donde vive con su familia.

Gracias al esfuerzo del personal del Comando Aéreo de Combate No. 4, CACOM 4, base de la Fuerza Aérea Colombiana ubicada en Melgar, Tolima, la tripulación del helicóptero HUEY II, voló hasta la ciudad de Neiva con el fin de cumplir esta importante petición, brindándole además la oportunidad de regresar a su hogar en condiciones apropiadas, debido al postoperatorio, la distancia por carretera y los bajos recursos económicos de su familia.

La pequeña fue dada de alta dos dias después de la cirugía y ansiosa quería llegar rápido al lugar donde se encontraba la tripulación y la aeronave esperándola; al llegar al helipuerto, sara estaba feliz porque iba a cumplir su sueño de volar como los pájaros y las mariposas, su alegría contagiaba a todos a su alrededor.

La tripulación cariñosamente les dio la bienvenida e iniciaron el vuelo, la madre conmovida ve a su hija y agradece a Dios esta oportunidad mágica de volar en un helicóptero de la Fuerza Aérea Colombiana y tener una mejor recuperación para su pequeña.

Después de una hora de vuelo, Sara señala por la ventana del helicóptero su casa y grita emocionada que ahí la está esperando su hermanita Valeria; cinco minutos después, la aeronave aterriza y el tripulante la ayuda a descender, despidiéndose de aquella chiquita que con su inocencia y alegría, llenó los corazones de los hombres y mujeres que hicieron posible su sueño de volar.

Sarita corre hacia donde está su hermana y se abrazan con gran emoción, luego juntas agitan su mano, despidiéndose de la aeronave que inicia su vuelo de regreso, llevándose una gran satisfacción en quienes hicieron posible, por un día más, que su esfuerzo y sacrificio valga la pena.

De esta manera el compromiso de los hombres y mujeres de la Fuerza Aérea Colombiana se mantiene y fortalece, llegando a los rincones más apartados del país apoyando a quienes más lo necesitan, porque así cumplimos 100 años protegiendo la nación.!

#AsiSeVaALasAlturas